Cómo subir una app a Google Play

En este post no voy a tratar las diferentes metodologías de distribución de una app, las diferencias sobre si es de pago o gratuita , ni los diferentes tipos de monetización. Dejaré estos temas para futuros artículos.

Si estás aquí es porque debes estar preparado (o casi) para subir una app a Google Play. Como buen desarrollador que eres, sabrás que el archivo de la aplicación empaquetada resulta en un formato APK. Este es el archivo necesario y el que posteriormente utilizaremos para subirlo al mercado de apps.

Antes de subir una aplicación a Google Play es necesario que se firme el archivo APK. De lo contrario, el archivo no será válido. Puedes aprender el proceso de firmado en este post:

 

Como firmar una aplicación para subirla a Google Play

 

Una vez tengas el archivo apk firmado como es debido, vamos a empezar el proceso de subida.

 

 

 

 

Accediendo a la Google Play Developer Console

Lo primero de todo será dirigirnos a la Consola de Desarrollador de Google, para ello basta con que pulses en este enlace. Es necesario identificarse con una cuenta de Google, como tu correo Gmail. Esta cuenta se asociará a tus aplicaciones.

 

Una vez identificado, deberás leer y aceptar el ‘Acuerdo de distribución para desarrolladores de Google Play’. Seguidamente habrá que proceder al pago (con tarjeta de crédito) de la cuota de registro de 25 dólares (20,30€ aproximadamente).

 

 

Una vez el pago de la cuota de registro sea efectivo, deberás rellenar el formulario con tu información básica de desarrollador:

¿Ya lo tienes? Perfecto, ¡vamos a por el siguiente paso!

 

 

 

 

Bienvenido a la Dev Console

La Developer Console ofrece una sencilla interfaz, intuitiva y práctica. Para nuestro próximo paso pulsaremos en “Publicar una aplicación de Android en Google Play”. Seguidamente verás una ventana en la que habrá que definir el idioma predeterminado de la app que vayas a subir, y el nombre, respectivamente.

 

En la siguiente página, deberás añadir una descripción breve (80 caracteres como máximo) y la descripción completa (4000 caracteres como máximo). Un poquito más abajo, encontrarás las opciones para añadir las capturas de pantalla (screenshots) de tu app. Estas son las imágenes que verán los usuarios en la página de tu app. Aparte, también deberás incluir el icono de tu app, escoger la categoría en la que aparecer, definir un sitio web y adjuntar una política de privacidad si es que tu aplicación lo requiere (no es necesaria).

 

Una vez lo tengas todo lleno, puedes pulsar en ‘Guardar Borrador’ abajo del todo para guardar los datos. Hecho esto, nos movemos a la pestaña ‘Precio y Distribución’ (a la izquierda).

Aquí podrás seleccionar en qué países estará disponible tu app, así como seleccionar si será de pago o gratuita, si contiene anuncios, y un largo etcétera de opciones que deberás leer detenidamente. Igual que en el paso anterior, una vez lo tengas todo lleno, pulsa en ‘Guardar Borrador’

 

 

Subiendo el APK

¡Ahora sí! Vamos a los que vamos, ha llegado el momento de subir nuestro archivo apk. Antes de ello deberás decidir si quieres catalogarla en fase ‘Alpha‘, ‘Beta‘ o ‘Producción‘. Una vez lo tengas claro, nos vamos a ‘Versiones de la aplicación’.

 

Yo en mi caso voy a optar por la fase beta. ¿Por qué? Pura cuestión sobre el desarrollo, las funciones principales están implementadas pero aún hay ciertas cosillas que pulir. Así pues, si tu caso es el de una app finalizada completamente, (de producción) pulsa en dicha opción (Administrar versión de producción).

 

En el caso de la versión beta, veremos algo así:

 

Pulsamos sobre ‘Crear Versión’ y veremos lo siguiente:

 

 

En este caso la primera opción que ves (Firma de Apps en Google Play), es una solución propia de Google para facilitar el firmado de apk’s, en nuestro caso no lo vamos a necesitar, ya que nuestro archivo ya lo hemos firmado previamente. En futuros post hablaremos sobre esto. Así pues, yo voy a optar por ‘Inhabilitar‘ esta opción. Seguidamente vamos a seleccionar nuestro archivo apk y esperamos que la subida finalice.

Una vez subida, veremos como aparece ‘el número de versión’ y se activa el recuadro de ‘Novedades de esta versión’. Que al ser la primera versión que subimos novedades pocas. Para acabar pulsamos en ‘Guardar‘ y posteriormente en ‘Revisar‘. Por último nos quedará pasar el formulario de ‘Clasificación de Contenido’ para que Google atribuya una categoría u otra a nuestra app en función de las respuestas que selecciones.

 

 

Y si no ha surgido ningún error, solo quedará volver a la pestaña “Versiones de la aplicación“, abrir la versión de producción o beta según tu caso, y pulsar en “Publicar Versión” (abajo del todo) y esperar que la aplicación pase a ser pública en Google Play. Si os ha salido algún error u os habéis dejado algún campo vacío la propia web os avisará. Es un proceso bastante sencillo, en el que Google ha puesto empeño en ofrecer una Dev Console bastante completa e intuitiva.

 

 

¡Y hasta aquí el post! Espero haberte orientado un poquito, y recuerda, si tienes cualquier duda, coméntala más abajo.